Noticias

“The Hatch”

Con mucha alegría les queremos contar que Magdalena Marín, profesora del Cantagallo, ha escrito y publicado su primer libro de cuento infantil, “The Hatch” Los invitamos a leer su entrevista para conocer un poco más sobre ella y qué la motivó a escribir este libro.

 ¿De dónde surge la idea de escribir un libro? 

La literatura infantil siempre me ha encantado. El trasfondo de los cuentos, la forma en que se complementan texto e ilustración, las emociones que despiertan, el mundo de conocimientos que enseñan; sin duda es una herramienta de aprendizaje valiosísima. Pero por sobre todo, me apasiona ver como a través de un libro, se despierta la imaginación y la creatividad del lector, sin límites. Y así mismo me ha pasado a mi. En esas lecturas cotidianas las ideas fueron apareciendo y un día me atreví a intentarlo.

¿Qué te motivó a escribir The Hatch?

 La naturaleza es un mundo que nunca deja de sorprenderme, y el proceso del pájaro dentro de su cascarón desde hace tiempo que me daba vueltas. Con la idea de fomentar y desarrollar la empatía en los niños, con The Hatch intenté poner al lector en el lugar del pájaro que se está gestando dentro del huevo, y transmitirle las sensaciones que debe sentir a lo largo del proceso. La figura del cóndor tampoco es casualidad. La escogí al ver la necesidad de que existan cuentos escritos en inglés que integren nuestra cultura y entorno de una forma simple y espontánea (aquí fue donde me encontré con BUKKU Education que apunta al mismo objetivo).

¿Qué le dirías a los padres y profesores acerca de la importancia de motivar la lectura?

Si bien desde chica me inculcaron la lectura, por muchos años la evité, porque me aburría. Pero me di cuenta que el problema estaba en lo que estaba leyendo. Cada lector debe desarrollar el gusto por la lectura y descubrir qué es lo que le motiva y le gusta leer, y ese camino empieza desde los primeros años. Es nuestra responsabilidad dar acceso a los niños a esta gran herramienta que los beneficiará en un sinfín de aspectos, no solo educativos y cognitivos, sino también personales y sociales, generando goce y conocimiento de uno mismo, y creando oportunidades de afecto y encuentro con otros.